19.3.10

Pensamientos a las 6:30

Te he ganado. No te lo esperabas. Esperabas que a la primera de cambio diera la vuelta y desapareciera. Pues no. Sigo aquí, y te he vencido. He vencido contra todo pronóstico, enfrentándome a todo lo que no sabía que podía enfrentarme.
Ella lo zanjó. Vaya que si lo zanjó. Durante 3 largos, larguísimos meses. Eso es lo que ha tardado en zanjar el tema. Pero tú esperabas que ella se rindiera a ti, a tus imbecilidades de niño malcriado al que la vida no ha dado más que caramelos, y esperabas que este caramelo fuera para ti. Pues no. Te jodes. Te has portado como un cerdo hipócrita, diciendo una y mil veces [en mi presencia], que por ella no sentías nada más. Trataste de engañarme, de hacerme creer que eras un amigo y podía confiar en ti. Te metiste en mi casa, con la excusa de esa amistad. Y una mierda. No sabes lo que significa la palabra confianza. No sabes lo que significa tener un amigo. Yo intenté que lo fuéramos y me has pagado con la peor moneda que podías hacerlo.
Ella te va a decir, una vez más, que no quiere nada contigo; que está conmigo y que no va a seguir permitiéndote que te metas en nuestras vidas. No quiero hacer leña del árbol caído [me gustaría más hacer virotes que se destrozaran en mil astillas si los disparara contra una piedra desde mi ballesta de madera de tejo]. Pero a ver si te enteras de una puta vez, payaso. Me quiere a mí, quiere solucionarlo conmigo y quiere que la que le bese sea yo. ¿Lo vas entendiendo?
Alguien ayer me preguntaba que por qué había aguantado tanto, que cómo era posible que aún pudiera seguir con ella. "Porque la quiero" supongo que es una respuesta demasiado exigua y requiere que se amplíe. Nunca he entendido esos momentos en los que un matrimonio, después de 35 años, se va al carajo porque uno de los dos comete un error y la mete en el agujero que no toca (o se la deja meter, claro). Después de una vida en común, se desmigaja una pareja por el simple hecho de que UNA NOCHE, UN MES O UNA TEMPORADA, uno de los dos ha necesitado oxígeno para poder seguir respirando. Quizá lo del oxígeno sea lo que no se entiende, pero de verdad creo que a veces es necesario "ver otras cosas" para saber y recordar lo que vemos cada día. Pero como no podía ser de otra manera, todo tiene consecuencias.
La pérdida de la confianza, la pérdida de ese sentimiento de indestrucción. La pérdida de esa fe ciega en la pareja con la que duermes. La ira. El miedo. El vacío interior ante el engaño, siempre sentimientos por parte de la persona engañada, claro. Pero hay que sobreponerse a todo eso. He dejado atrás ya el vacío interior. También ha quedado relegado al pasado el miedo a la destrucción. Incluso a la autodestrucción. Pero aún me queda por superar la pérdida de la confianza y la ira. El puto pecado capital creo que es lo que me ha movido a crear esta entrada sin orden ni concierto.
La ira de no poder decirle a la cara que le desprecio desde lo más profundo de mi ser. Que no quiero verle por no insultarle. Que no quiero cruzarme con él por no tener que reprimir ningún sentimiento, porque no iba a ser bueno ninguno de los que me invadiera al verle. Porque se ha metido en mi vida. Porque ha intentado romperme. Y no lo ha conseguido. Y lo que más me jode es que encima no puedo restregárselo por la cara.
Definitivamente, sí. Es IRA. Ese es el sentimiento que decías ayer...

1 comentaron que...:

Bliss dijo...

Has ganado una batalla pero no la guerra. Quedan muchas otras batallas por librar.

No te rindas, sigue luchando. Y vence a la ira con más amor.

El mayor desprecio es no hacer aprecio... ¿sabes?

:*******

 
Copyright © Far, far away...
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur