8.1.11

fjalñskjfñoawiejfl.vnx,.mv x.kzfj awoñieurñawojfskj.fhasopifhkuvhl.kvjasklfjaslkdfjasoñiejfskdjgnf.

Vale, sí, respeto la necesidad de la distancia. La entiendo. De hecho, fui yo quien la puso sobre la mesa. Comprendo que ella necesite ahora apartarse de mí también, para aclarar sus pensamientos, sus sentimientos y ver qué es lo que echa de menos, lo que no y lo que necesita. PERO ME JODE. Porque me apetece hablar con ella. Y reirnos juntas. E ironizar con ella. Y que me diga cabrona, porque a veces sé mejor sus pensamientos que ella misma.
Y el otro planteamiento es: si a las dos nos apetece vernos, ¿por qué no hacerlo? Somos dos personas adultas a las que nos apetece quedar. ¿Por qué no entonces? Obviamente, esto se contesta solo, releyendo el principio de la entrada (no la primera línea). Vuelta a la necesidad de saber lo que necesita y lo que quiere. Pero, repito, me jode. Me jode, porque ahora mismo le mandaría un mensaje preguntándole simplemente cómo está. Y diciéndole que yo aquí estoy, echándola de menos...
Aiiiiiiiiiins. Qué malo es saber, tener claro lo que quieres, saber cuál es tu meta... y no llegar a alcanzarla porque no depende de ti única y exclusivamente el conseguirla.

1 comentaron que...:

Bliss dijo...

Me siento TAN identificada con esa última frase!!!

 
Copyright © Far, far away...
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur