21.9.10

Cambios (más aún)

Parece ser que tener opinión propia, no amedrentarse frente a los problemas y ser eficiente y eficaz no es bueno para mi trabajo.
Esos son los motivos por los que mi directora ha decidido amargarme los próximos 3 meses.
No me lo ha dicho ni a mí, ni con esas palabras, pero que me diga alguien que "todo es porque tú eres más 'echá p'alante' que tus compañeras, que no te callas ante las cosas que no te parecen bien y tienes tus criterios y los sigues, aunque luego te hayas equivocado", me parecen unos motivos bastante... esclarecedores.
Pero dado que son esos los motivos y no cualquier otra fechoría mental de algún descerebrado, no me siento mal. Al contrario. Estoy orgullosa de mí misma. Me valoran en mi trabajo, saben que soy buena haciéndolo e, increíblemente, eso les hace putearme. Quizá tiene miedo alguien de que las familias de los residentes, o los propios residentes, confíen más en mí que en otras compañeras? Tienen miedo de que haya más de un hijo o hija de residente que pide hablar con la enfermera rubia?
Me quedo con los comentarios de los familiares, cuando les explicas algo, y te miran y te dicen: "Yo creo que eres la más competente de todas."
O "es que hablar contigo me da mucha tranquilidad", "es que pones cara de saber lo que estás diciendo!!", "podrías estar tú todas las mañanas..., en vez de la morenita"...
Puede que me lo digan por cumplir, para que trate mejor a sus mayores... pero antes de que me lo dijeran, ya lo hacía. Y son ese tipo de comentarios los que no haces si realmente no los sientes.
Y para más inri, el médico que ha venido a hacer la sustitución de vacaciones al centro me ha incluido en la charla que hoy ha tenido con la directora. Me he enterado a posteriori, cuando el mismo médico me lo ha contado; le ha dicho que con las demás compañeras no ha tenido ningún problema, pero que conmigo hubo buen "feeling" desde el principio, que le gusta mucho como trabajo y que si tuviera que escoger a una enfermera para formar equipo con él, sin dudarlo me elegiría a mí. No quiero ni contar dónde tengo ahora mismo la autoestima. He debido crecer 6 ó 7 centímetros.

Así que, pese a que me veo venir que me la clavan doblada, no puedo menos que sonreír. Estoy contenta, porque mi trabajo está bien hecho, mis compañer@s lo saben, y los más importantes, que son mis yayos, también. Por lo tanto, aunque les parezca que me están puteando, no lo hacen. Es una etapa más, en la que tendré que darlo todo (de nuevo, sí) para ganarme el favor de la directora. Pero eso no es más que un acicate para esforzarme aún más y ser mejor enfermera.


2 comentaron que...:

Anónimo dijo...

me gusta! dí que sí, eres la mejor! :D mua!

Bliss dijo...

Jo, qué guay leer todo eso!!
Di que sí, que crezca, que crezca!

El trabajo hecho con ganas, siempre se nota :)

 
Copyright © Far, far away...
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur