30.4.10

Pues yo siento llevarle la contraria al mundo; siento que haya quien piense que soy cabezota, y quien piense que no debería seguir luchando. No estoy de acuerdo. Quiero seguir luchando por salvarlo. Quiero seguir intentando que sienta por mí lo que se siente por una pareja. Sé que ahora ella necesita ese tiempo para plantearse su vida y su propia existencia. Eso no lo niego, y lo respeto; pero no voy a cejar en mi empeño de reconquistarla. No hasta que ella me diga que no quiere que lo haga. No hasta que ella se aclare y me diga que no siente nada por mí a parte de amistad. No hasta que ella sepa lo que quiere, y no sea yo. Voy a esforzarme más que nunca en hacerle feliz, aunque haya quien piense que es incongruente. Me da exactamente igual. La AMO. Aunque tenga defectos, y los vea; aunque tenga cosas que me gusten más o menos. Aunque haya diferencias entre nuestras formas de ser. Yo la quiero, y ella me quiere, pero necesita pensar. Pues que piense, que recapacite. Y cuando me diga que se acabó, será cuando me rinda. Hasta entonces, pienso luchar, pelear y batirme en duelo contra quien haga falta. Porque aunque SÓLO nos quede el amor, creo que es más que suficiente para intentarlo. Porque al fin y al cabo, soy una romántica empedernida, y creo que es eso, el amor, lo que mantiene al ser humano. Ni el odio, ni el rencor, ni la tristeza, ni el dolor, ni el derrotismo. Lo que me está haciendo sacar fuerzas de flaqueza es el amor que siento por ella. El amor que nos ha unido. Y el que espero que nos una, para siempre. Las almas gemelas no tienen por qué ser iguales. Gemelos son los que nacen genéticamente iguales. No creo en las almas gemelas, esas que por casualidades del destino, se unen contra todo pronóstico, porque estaban predestinadas a encontrarse. Creo en las personas como son, en sus virtudes y sus defectos, en sus formas de hacer las cosas, y en su manera de pensar. Creo en que el destino lo escribimos nosotros con nuestros actos... No hay un destino escrito para mí. Lo tengo que escribir yo. Y en ello estoy. En su momento pensé tatuarme un "Alea Jacta Est". Y por algún motivo no lo hice. Hoy sé por qué no lo hice. La suerte no está echada. No hay nada cuestión de suerte en esto. No se trata de unos dados y tener que sacar más que el otro. No es una apuesta. Es mi vida, su vida, nuestra vida la que está debatiéndose ahora. No se está jugando. No quiero jugar. Quiero ser feliz, y eso sólo depende de mí. Así que no me voy a rendir. El día que ella tome la decisión de que ha terminado, será cuando termine. No quiero irme a dormir ni un sólo día pensando en que no he hecho todo lo que estaba en mi mano para recuperarla.
Le joda a quien le joda.

1 comentaron que...:

Bliss dijo...

A mí joderme no me jode, todo lo contrario.

Y ojalá el tiempo te dé la razón.
Sabes que no opino lo mismo pero tu forma de ser y tu opinión son igual de respetables que la mía. Así que adelante.

Lucha todo lo que quieras y hasta que te den de sí las fuerzas. Yo creo que en el amor no hay que luchar, que lo bonito que tiene el amor es que rueda solo, funciona sin darle cuerda, es natural y el esfuerzo mínimo. Sino a mí, repito, A MÍ, no me vale la pena. Pero cada uno hace con su vida y su energía lo que quiere y considera que es mejor.

Te deseo tooooooda la suerte del mundo y ojalá esta vez el amor sea suficiente. Si tiene que ser será y sino... no será. Pero nadie te podrá decir que no lo has intentado y si eso te basta... al mundo que le j***n.



PD-Mejor tatúate... Keep the faith ;)

 
Copyright © Far, far away...
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur